Así fue Curso Taller Internacional Arrupe 4

Curso Taller Internacional Arrupe 4
Foto Oficial. Curso Taller Internacional Arrupe 4.

Entre el 23 de Mayo y el 06 de Junio de 2015 se llevó a cabo el Curso – Taller Internacional Arrupe 4, el cual se realizó en la Finca San José de la Esperanza, en el municipio de la Mesa, Cundinamarca – Colombia. Este curso fue organizado por el Colegio San Bartolomé la Merced, con el apoyo de la FLACSI, ACODESI y Trascender.

A continuación y con mucho cariño, queremos transmitirles lo que se vivió en esta experiencia y que a través de estas lineas, continuemos nuestra preparación para el cada vez mas próximo Curso Taller Internacional Arrupe 5.

22 de Mayo de 2015. “Encontrándonos para la Experiencia”

23 colegios, 7 países, 90 personas movilizándose desde cada rincón de Latinoamérica para concentrarse en Bogotá, Colombia. Vuelos desde Teresina – Brasil, Arequipa – Perú, Antofagasta – Chile entre otros, tomaron dirección hacia la capital Colombiana, en donde se encontraban múltiples corazones expectantes, llenos de motivación por conocer nuevos contextos, personas de distintas nacionalidades y con testimonios de vida de lo que han sido otras experiencias de formación. Sesenta (60) estudiantes de Colegios de la Compañía de Jesús hicieron maleta para 15 días de formación, crecimiento, nuevos lazos de amistad y con la idea de “Vivir una maravillosa experiencia”.  

Entre recorridos al aeropuerto, saludos, turismo, expectativa, encuentros e integración, transcurrió el día anterior al Curso Taller, el cual finalizó con un Acto Cultural de Bienvenida en el Coliseo del Colegio San Bartolomé la Merced, allí se reunió por primera vez la familia de Arrupe 4, acompañados de las Directivas del Colegio San Bartolomé la Merced, la FLACSI, ACODESI, el SJR, profesores, padres de familia y estudiantes. Este día culminó con la apertura oficial de la cuarta edición del Curso Taller Internacional.

23 de Mayo de 2015, Día 1: Conociéndonos “¿Con qué personas estoy?, ¿Cómo me siento?, ¿A qué vengo?”

aRRUPE 014Despertamos todos juntos por primera vez en la Casa de la Juventud de la Compañía de Jesús, listos y dispuestos a tomar el transporte que nos llevaría a la que sería nuestra casa durante los siguientes 15 días, la Finca San José de la Esperanza en La Mesa, Cundinamarca. Corazones expectantes, sonrisas nerviosas, saludos espontáneos y los primeros momentos de compartir surgieron en las 2 horas de trayecto hacia la finca.

Las 83 personas presentes en la finca abrimos nuestra mente y nuestro corazón a lo que íbamos a vivir, acompañantes y cursantes nos presentamos unos a otros, y desde el primer momento, tomamos consciencia de la presencia de Dios entre nosotros, en nuestras emociones y sentimientos, en nuestro modo de proceder; aquella brújula que nos guiaría durante toda la experiencia, siendo eje transversal de la misma: La Espiritualidad Ignaciana.

Todo lo anterior, con el objetivo que al final del día todos unidos como comunidad, lográramos descubrir el tesoro, ese gran tesoro que se resumía en la oportunidad que Dios nos otorgaba de estar juntos y dispuestos a vivir ARRUPE 4.

¿Dónde estamos? En la Finca San José de la Esperanza, la cual fue organizada y dispuesta para la realización del Curso Taller.

¿Quiénes estamos? 83 personas, de las cuales 60 eran cursantes y 23 acompañantes, todos dispuestos a abrir el corazón para dejar entrar a Dios, motivados a vivir una experiencia de Fe desde el rol que se iba a ejercer.

¿A qué vengo? A vivir una experiencia de formación integral, donde la Espiritualidad Ignaciana es el eje central de la misma y me permitirá construir una visión particular del mundo, del prójimo y de Dios. “A descubrir la presencia de Dios en mi vida”.

24 de Mayo de 2015, Día 2: YO “Me permito conocerme para conocer a Dios”

Con la presencia de Dios entre nosotros iniciamos el primer día completo en la finca, despertamos al lado de personas que hace veinticuatro horas eran desconocidas y hoy son amigos, para orar y encomendar el nuevo día en manos de Dios y pedirle al Padre Bueno que permita que hoy, y todos los días de la experiencia: “Todas nuestras intenciones, acciones y operaciones sean puramente ordenadas en servicio y alabanza de su divina majestad”.

Acompañados por estos nuevos amigos, compañeros de dormitorio, de mesa, empezamos un recorrido por nuestra interioridad, reconociéndonos como seres humanos con cualidades, habilidades y talentos, pero también frágiles y vulnerables humanamente. Con una historia de vida que ha enmarcado hitos importantes y que nos ha hecho las personas que hoy somos. Este recorrido ayudó a conocernos mejor y a preguntarnos ¿quién soy yo?, ¿qué puedo ofrecerle al mundo?, ¿qué espero del mundo? Y a reconocer a Dios en la propia historia de vida.

Este viaje por el día hoy, terminó como empezó, con la presencia de Dios, celebrando como él se expresa también entre nosotros y en los demás, en nuestros compañeros y acompañantes y en el sacramento de la eucaristía, celebrando de tal manera que cada vez que nos pregunten ¿Cómo está la moral? Podamos responder que está alta, muy alta, altísima.11709651_10152841747936626_91251793948634471_n

25 de Mayo de 2015, Día 3: Comunidad “Mis compañeros en la misión de vivir”.

“Este es el rap de la bendición, que Dios bendiga la alimentación…” Cantamos juntos después de orar y preparándonos para desayunar en el segundo día de experiencia. Día en el que como comunidad descubriríamos juntos el significado de esa palabra, de cómo marchamos en nuestros grupos, quiénes son las personas que nos acompañan día a día y la forma como cada uno ejerce un rol fundamental en sus comunidades.

Fortalecidos y convencidos de las personas que caminan a nuestro lado y quienes componen nuestros grupos, nos presentamos dispuestos a ejercer roles en beneficio de esas comunidades y de nosotros mismos. Chascamos los dedos, al calor de un canelazo para celebrar la vida, los talentos de quienes caminan con nosotros y cerrar el segundo día, con nociones más claras sobre quiénes somos y qué personas nos rodean.

26 de Mayo de 2015, Día 4: Latinoamérica 1 “Conociendo a mis hermanos latinoamericanos”

Ante los ojos de Dios, y para empezar el día, pasamos de ser amigos o conocidos a ser hermanos latinoamericanos, unidos como continente, con dificultades pero también con muchas fortalezas y alegrías que nos unen como familia. Un continente, un corazón.

Y juntos, como nuevos hermanos latinoamericanos, iniciamos un recorrido por el continente; Chile, Paraguay, Bolivia, Perú, Brasil, Guatemala y Colombia, nos dieron la oportunidad de conocerlos, visitarlos y aprender de su cultura y características. Gracias a ellos nos dimos cuenta que las fronteras son solo líneas dibujadas sobre mapas de papel, que un indígena guaraní no es tan diferente a un chibcha, que tenemos más cosas en común de lo que creemos y que sentimos una pasión desbordada que hace que este continente sea mágico desde “El cabo de la Vela hasta la Patagonia Chilena”.

27 de Mayo de 2015, Día 5: Latinoamérica 2 “Conscientes de la realidad de nuestro continente”

Pero nuestro continente no sólo es rico en flora, fauna, folclor, gastronomía, lo que enmarca su rostro positivo, sino que también está atravesado por múltiples dificultades que son fundamentales conocerlas. Es por esto, que este día lo dedicamos a conocer la realidad latinoamericana en términos económicos, políticos, sociales y educativos, con el fin de ser actores propositivos de cambio, líderes ignacianos que con su modo particular de ver la vida puedan unirse y trabajar por un mundo más justo y más humano.

11951191_10152934350241626_2503372396897315093_nTrabajar con los recursos, estudiar las realidades, conocer la historia de nuestros países hermanos, todo esto poniendo en juego nuestra capacidad comunicativa nos permitirá entender las fuerzas que mueven las maquinarias políticas y sociales de los países en los que vivimos y gracias al compartir, al observar y a las ganas que nos unen como continente, podremos unirnos, ser familia y trabajar, desde cada uno de nuestros países por un mundo más justo, más respetuoso, más tolerante y sobre todo, lleno de Dios.  

28 de Mayo de 2015, Día 6: Mundo “Veamos a Dios en su creación”

Amanece, y en familia, caminamos rodeados de naturaleza, plantas, vegetación, rumbo a lo desconocido, cada paso más lejos del cemento, del humo y de la creación del hombre. Cada paso más cercano de la creación de Dios. Agua, tierra, aire, plantas, insectos y el cantar de las aves nos acompañan en la aventura de descubrir la majestuosidad de la creación de Dios y de la destrucción del hombre.

Entramos en contacto con la creación, observamos su dimensión e identificamos a Dios en todas las cosas y en todas las personas, en el verde de los campos, en el aire que respiramos, en lo más puro e inocente, pero también en lo más poderoso y lo más necesario.

Somos semilla, árboles, naturaleza y debemos sentirnos como tal, debemos ser quienes cuidan y protegen la creación de Dios. Ese mismo día, después de un espacio de encuentro consigo mismos, con nuestros dolores y tristezas más profundas, logramos reconocer la invitación de Dios en nuestra vida “llevar siempre el corazón por delante”.  

29 de Mayo de 2015, Día 7: Realidad “Poniéndonos en los zapatos de los demás”

Salimos de nuestra cotidianidad, asumimos un reto que muchos de nosotros nunca habíamos enfrentado y nos ponemos en los zapatos de otras personas, de quienes están con nosotros para compartir la vida, para compartir el pan, para compartir tanto alegrías como tristezas. aRRUPE 173Nos encontramos defendiendo lo que es nuestro, aquello que queremos y aquello que nos merecemos, y en esta lucha, logramos darnos cuenta que muchas veces esa lucha constante es con quienes más amamos, con las personas que nos acompañan todos los días o aquellas que sin conocer las juzgamos o rechazamos. Una vez más aprendemos a reconocer a Dios en otras personas y nos damos cuenta que lo más importante es el amor, la fraternidad y la compasión consigo mismo y con los demás.

30 de Mayo de 2015, Día 8: Viaje “Condúceme a la tierra que tenga sed de Dios”

Es hora de empezar a empacar maleta y  disponernos para emprender esta misión, una misión donde pusimos en práctica lo aprendido, gastamos la vida y entregamos cuerpo, alma y corazón a aquellos que más lo necesitaban, en síntesis “entregamos presencia de Dios”.

Gran parte del grupo se dirigió a San Pablo sur de Bolívar, Barrancabermeja y Pozo Nutria – Santander. Los demás estuvieron en Cúcuta – Norte de Santander y Ubaté – Cundinamarca.

Todos fuimos, como dice la canción, “en marcha, cantando y por los pueblos predicando la grandeza de su amor”.Terminamos el día en nuestros nuevos hogares, compartiendo y sirviendo a otros.

31 de Mayo a 3 de Junio de 2015, Días 9 a 12: Viaje “Ser más para servir Mejor”

Despertamos en sitios diferentes, con menos personas que los días anteriores, con un poco más de cansancio físico, pero felices, motivados y con el corazón por delante.

1908131_10203164257662424_1300044919796361049_nTodos los días niños, adultos y jóvenes nos esperaban con los brazos abiertos, con el pan en la mesa, con sonrisas y gran hospitalidad. Nos esperaban para recibir y escuchar el mensaje de amor encendido, un mensaje de paz. Desde la tierra de la papa, la leche y el queso, pasando por el Río Magdalena, las tierras de la Calentura y las nutrias, hasta llegar a la frontera, Arrupe 4 dejó huellas de hospitalidad, solidaridad, paz y mucho amor.

Personas de todo el continente entregamos lo mejor de nosotros mismos por la gente que más lo necesitaba, porque después de varios días habíamos sido formados no para ser los mejores del mundo, sino los mejores para el mundo.

4 de Junio de 2015, Día 13: Viaje “Regresando para compartir la buena nueva”

De regreso a la familia, de regreso a la que fue nuestra casa y que nos recibirá nuevamente para reencontrarnos y continuar juntos este camino. Rostros de cansancio y tras largas horas de viaje y diferentes medios de transporte; la familia Arrupe 4 vuelve a estar reunida. Una vez juntos compartimos nuestras experiencias de misión, las alegrías y tristezas, pero especialmente los aprendizajes y el mensaje de Dios en nuestras vidas.  

5 de Junio de 2015, Día 14: Alternativas “Yo soy el líder de mi vida”

Después de misión y estando nuevamente juntos empezamos a disfrutar de nuestro último día completo de curso. Iniciamos con un espacio de oración ignaciana, en el que reconocimos los dones y talentos que Dios nos ha regalado bondadosamente, para después preguntarnos por el tipo de líder que somos y queremos ser.

¿Qué tipo de líder soy?. Un líder ignaciano, un líder formado con los demás y para los demás, que trabaja en comunidad, que es héroe en el contexto que se encuentre pero que sobre todo hace las cosas como si todo dependiera de él mismo, pero confiando siempre en Dios. Con todos estos elementos, se hizo el cierre del curso en espacio de oración preguntándonos ¿cómo llegué? Y ¿cómo me voy?, para después compartirlo en comunidad.
11988525_10152934379101626_5995722136160312193_nFinalmente, reconocimos que “YO SOY EL LIDER DE MI PROPIA VIDA” y que en ese camino Dios nos ha premiado con personas maravillosas que nos han acompañado y de quienes ese día recibimos sorpresas que alimentaron el alma y el corazón. Después tuvimos una eucaristía de cierre, en donde los abrazos sellaron el pacto de hermandad y fraternidad entre nosotros.

6 de Junio de 2015, Día 15: Compromiso “Dispersos por el Mundo, Unidos en la oración”

Día en que finalizó el curso – taller. La familia de Arrupe 4 se despide después de 15 días de convivencia, aprendizajes, experiencias, fe y espiritualidad ignaciana. Nos despedimos de nuestros compañeros de camino, rostros que no se van a olvidar, abrazos que seguramente no se van a volver a dar, fotos que serán guardadas para siempre en nuestra memoria, enmarcan el cierre del Curso Taller Internacional Arrupe 4.

Todos vestidos de azul, le decimos a Dios y al mundo, que acá estamos, que estamos dispuestos a seguir trabajando en nuestros procesos personales y espirituales para poder transformar nuestros contextos, que somos fuego para encender otros fuegos y que siempre estaremos juntos, dispersos por el mundo, pero siempre unidos en la oración.     

11221277_10152934380101626_4043539243582856449_n

“No me resigno a que cuando yo muera, el mundo siga como si no hubiera vivido”
Pedro Arrupe, S.J.


Esto fue Arrupe 4. ¿Listos para Arrupe 5?

Anuncios

Un comentario en “Así fue Curso Taller Internacional Arrupe 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s