Arrupe 5 También se ira de Misión.

1908131_10203164257662424_1300044919796361049_n

De las mejores experiencias que podrás vivir en Curso Taller Internacional Arrupe serán los seis días de misión que realizaremos en diferentes zonas del país, luego de estar siete días juntos en la finca realizando experiencias de auto-conocimiento, introspección, reflexión, oración entre muchas otras, llega el momento de dispersarnos, salir al mundo y colocar todo eso que somos al servicio de los otros, lo más bonito es que no lo haremos solos, lo haremos al lado de las personas que nos han acompañado a lo largo de ese camino de auto-descubrimiento.

Por esta razón, siendo el momento de la misión tan importante en todo este curso – taller,  este post va exclusivamente dedicado a contarles un poco de las generalidades de cada zona en la que haremos misión, y decimos un poco pues solo estando en cada lugar podrán descubrir lo que cada zona tiene por enseñarles.  Por lo pronto les decimos que sea cual sea la zona en la que harán su misión, no duden que Dios los pondrá en aquella que más los necesita y sin duda alguna la que ustedes más necesitan.

CÚCUTA

parque-de-santander-sin-carro-1

Cúcuta, es una ciudad colombiana, capital del departamento de Norte de Santander. Se encuentra situada en el noreste del país, sobre la cordillera Oriental de los Andes, y frente a la frontera de Venezuela, en donde limita con el estado del Táchira con la ciudad de San Antonio. Cúcuta cuenta con una población aproximada de 650 mil habitantes y está constituida por 10 comunas. Es el epicentro político, económico, administrativo, industrial, cultural y turístico del departamento. Para llegar a Cúcuta vamos a tomar un avión desde la ciudad de Bogotá

Es una ciudad de clima caliente, entre los 25 y 30 grados centígrados. Tiene una cultura híbrida pues llega gente de todo el país y de Venezuela y ha todos se les recibe con lo brazos abiertos. Su gente es muy amable, habla fuerte y duro, se siente muy orgullosa de su cultura, de sus tradiciones y de lo que con mucha verraquera han logrado construir en su ciudad. Para los que vayan a Cúcuta se van a encontrar con millones de corazones dispuestos a abrirles las puertas de sus casas, de sus familias, de sus historias, de sus vidas, así que preparen su corazón para recibir todo el amor que esta tierra tiene para entregar.

Al ser una ciudad que está en la frontera con Venezuela la situación social que actualmente atraviesa el país hermano, la ha impactado y afectado de manera radical, por lo que el trabajo que realizaremos en esta zona estará atravesado por todo lo que ha significado el cierre de la frontera con Venezuela y su reciente apertura. Es por esta razón que trabajaremos de la mano del SJR (Servicio Jesuita a Refujiados) ONG, que ha estado ubicada en la zona desde el año 2010. “Con la conciencia clara que la frontera no nos limita, sino que nos une, el SERVICIO JESUITA A REFUGIADOS COLOMBIA hace presencia en la ciudad de Cúcuta, entendiendo que la frontera no está representada en la línea imaginaria y limítrofe, sino que la frontera es un entramado de relaciones culturales, sociales, históricas y económicas, que viven ciudadanos de dos naciones hermanas que comparten un mismo territorio”. SJR COLOMBIA

Aquellos que tendrán la posibilidad de realizar su misión en Cúcuta podrán ver de primera mano la crisis humanitaria que atraviesa la región, a raíz del conflicto entre los gobiernos de Colombia y Venezuela, podrán trabajar con niños, jóvenes, adultos y familias completas que han vivido el fenómeno del desplazamiento forzado interno, trabajaran con los colegios de fe y alegría los cuales han sido aquellos que les han quitado niños a la guerra y les han dado un colegio donde estudiar y sobre todo aquellos que tengan el privilegio de ir a esta región, tendrán la posibilidad de poner su corazón, su juventud, su amor, sus ideas, su espiritualidad, sus países y todo lo que son en una zona que lo está necesitando y reclamando a gritos, serán protagonistas de la hermandad latinoamericana que nos une y trasciende fronteras.

UBATÉ

2013-05-29 11.09.28

Ubaté es un municipio colombiano, en el departamento de Cundinamarca. La localidad es conocida como la Capital Lechera de Colombia.  A Ubaté solo se puede llegar mediante el transporte terrestre y se encuentra a dos horas de Bogotá, tiene una población de 21.966 habitantes y su clima es frío, muy frío, en las noche puede llegar a 2 grados centígrados la temperatura.

Ubaté está ubicado entre las montañas, por lo que los paisajes que se podrán observar a lo largo de toda la misión serán maravillosos, sus atardeceres y amaneceres, el verde de las montañas y el cielo azul que a veces parece como si se pudiera tocar con las manos. La misión en Ubaté estará concentrada en sus veredas, para que todos entienda que es una vereda, son lugares alejados de los centros urbanos, donde campesinos agricultores se han ubicado y allí tienen sus casas, terrenos y todo lo que necesitan para vivir. Teniendo esto claro la misión estará principalmente enfocada al trabajo con los campesinos de la región, ha conocer sus casas, sus familias, su trabajo. Y esta es la parte más emociónate del trabajo en este lugar pues tendrán el enorme regalo de vivir 6 días como vive un campesino colombiano, que si lo vemos desde un lugar más amplio es vivir de la mano de un campesino latinoamericano.

Esos campesinos que en sus manos se les ve el trabajo diario de su labor, campesinos que día y noche trabajan para que nosotros en nuestras mesas tengamos, leche, huevos, pan, carne, pollo, azúcar, papa, yuca, arroz y toda la cantidad de productos que cultivar y trabajar la tierra nos regala. Tendrán la posibilidad de trabajar la tierra, de recoger la cosecha, de cocinar una comida para toda una familia, de ordeñar las vacas y ver como del fruto de su trabajo alguien más se alimenta, de ver el milagro de dar y recibir sin esperar nada a cambio, de darse cuenta que no hay que tener mucho para ser feliz.

Ir a Ubaté de misión es la posibilidad de encontrase con su esencia, con su principio y fundamento, con ver el rostro de Jesús en cada familia que visiten, en cada familia que les de comer, en cada niño que los abrace porque está feliz que los misioneros llegaron, en cada campesino que pone todo su cuerpo, su vida y su amor para alimentar a todo un país, en la tierra que nos regala ese alimento. Es un regalo que Dios nos dará a todos aquellos que tengamos la posibilidad de hacer nuestra misión de Arrupe en Ubaté.

Es una misión que físicamente va a exigir mucho de ustedes, pues como ya les contamos queda entre las montañas y tendrán que caminar entre ellas, además del trabajo diario campesino que realizaran, es una misión que espiritualmente también va a exigir de ustedes pues como dice la canción Alma Misionera, irán a lugares donde los hombres necesiten sus palabras, sus ganas de vivir, donde falta la esperanza, donde falta la alegría simplemente por nos saber de Jesús. Es una misión que va a exigir que se pongan, se pongan a ustedes con su cualidades, sus debilidades, sus sentimientos, sus palabras, sus historias, todo lo que cada uno es, pues será lo único que necesitaran para realizar esta experiencia. Todo ya está listo, los campesinos los están esperando, los niños quieren jugar con ustedes, la tierra necesita ser labrada y trabajada, toda la logística ya está organizada, solo faltan ustedes y sus corazones amplios y generosos.

MAGDALENA MEDIO

rio-magdalena-norte-del-huila

Comenzar a escribir sobre el Magdalena Medio es una tarea que resulta tan fácil, como difícil, pues es una región que reúne en un solo pedazo de tierra todo lo que es Colombia, en esta zona converge lo más maravilloso que como país tenemos, así como lo más terrible, triste y horrible que nos caracteriza.

Como su nombre lo indica el Magdalena Medio, queda en toda la mitad del recorrido del río Magdalena, el río más grande de nuestro país, se  extienden desde el municipio de Puerto Nare (Antioquia) hasta el municipio de La Gloria (Cesar), está situada en el nororiente de Colombia y es atravesada de sur a norte por el río Magdalena. Este espacio está constituido por 31 municipios de las  colas de los departamentos de Santander, Antioquia, Bolívar y Cesar, dividas en 5 subregiones: Sur de Bolívar  (Regidor, Tiquisio, Río Viejo, Arenal, Morales, Santa Rosa del Sur, Simití, San Pablo, Cantagallo.) Sur Del Cesar (La Gloria, Gamarra, Aguachica, San Martín y San Alberto). Barrancabermeja (Barrancabermeja, Puerto Berrío, Puerto Nare, Puerto Parra, Yondó, Puerto Wilches, Sabana de Torres y Rionegro). Yariguiés  (San Vicente, Betulia, El Carmen de Chucurí y Bajo Simacota).Vélez (Landázuri, Cimitarra, Bolívar, El Peñón).

Les contamos esto pues todos los nombres que ustedes ven aquí escritos son los municipios más olvidados y con mayor pobreza de cada departamento, en donde por lo general se ha focalizado el conflicto armado de nuestro país, en la misión de Arrupe vamos a estar ubicados específicamente en dos de ellos Barrancabermeja, Santander y San Pablo, Sur de Bolivar.

El Magdalena Medio, es muy caliente, 40 grados a la sombra es el promedio de temperatura diario, a veces más caliente, a veces unos grados menos, pero siempre la sensación corporal es de mucho calor. Para llegar a la región vamos a coger un bus que dura aproximadamente 10 horas en llegar a la ciudad de Barrancabermeja, centro urbano de toda la región, allí los que continúan para San Pablo, cogerán una lancha que los llevará una hora por el río magdalena hasta su lugar de misión.

Las dos preguntas que contextualizaron el trabajo que se ha realizado en la región y que serán nuestra guía en el trabajo que vamos a realizar en esta misión son: ¿Por qué un lugar en donde existen tantos recursos naturales, hay tanta pobreza? Y ¿Por qué un lugar donde las personas son tan alegres y amables, existe tanta violencia?, pues estas dos preguntas han movilizado el trabajo que ha realizado por más de 20 años la Compañía de Jesús en Colombia en el Magadalena Medio, ya que los jesuitas a lo largo de todo este tiempo han apastado a construir paz y desarrollo en esta región que ha sido profundamente golpeada por el conflicto armado en Colombia.

Ir al Magdalena medio es una experiencia mágica y profundamente transformadora, es encontrase de frente con la realidad cruda y dura que ha tenido que a travesar Colombia, es escuchar historias muy dolorosas de los años de violencia, es encontrase con la crudeza y frialdad del ser humano, pero así mismo es ver el infinito potencial que tenemos los seres humanos de trasformar la noche más oscura en un paraíso, es poder ver la capacidad resiliente que como seres humanos tenemos para sanar nuestras heridas, es poder darse cuenta que la luz siempre, siempre va a vencer a las tinieblas, que ese Jesús resucitado en el que creemos se hace vida, se hace realidad, se puede tocar, ver, escuchar, en las manos, rostros, luchas, sueños de todos aquellos que día a día trabajan para sacar a la región del Magdalena Medio adelante.


Realmente las palabras no alcanzan para describir la totalidad de lo que nos vamos a encontrar en esta misión, lo que sabemos y estamos seguros es que aquellos que nos acompañen a realizar la misión en esta tierra mágica, se van a encontrar de cara con la consolidación del proyecto de paz y reconciliación, al cual hoy Colombia le está apostando todo, y que nosotros como jóvenes latinoamericanos estamos llamados a realizar en nuestros países y en nuestro continente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s